miércoles, 29 de mayo de 2013

Torino, Superga y River

Turín - Italia - 26 de mayo de 1949
Torino Simbolo 2 – River Plate  2





















En 1949, el Torino de Italia era el máximo exponente del fútbol Italiano. Campeón de cuatro “Scudettos”, se encaminaba hacia el quinto, y a poco de terminar la temporada de 1949, realizó un viaje a Portugal, donde se presentó, invitado por el Benfica, para jugar un amistoso por la despedida de su histórico capitán, “Xico” Ferreira.

Al día siguiente de disputado el encuentro, los jugadores, el cuerpo técnico y algunos periodistas regresaban a Turín en un avión trimotor de hélice Fiat G.212CP a cargo de la Avio Linee Italiane (ALI) de matrícula I-ELCE. El vuelo era tripulado por cinco personas y podía llevar hasta 30 pasajeros. En aquellos tiempos, los aviones no contaban con la tecnología de los radares de hoy, por lo que ante una situación de apremio, eran los mismos pilotos los que debían maniobrar y tomar decisiones sin la ayuda de equipos electrónicos.

El viaje transcurría con normalidad. Tras partir de la capital lusa, harían una escala en Barcelona para llegar finalmente a Turín. El arribo estaba programado para cerca de las 17:30 del 4 de mayo de 1949, pero una espesa niebla en la región de Piamonte hacía imposible la visibilidad, por lo que el comandante decidió maniobrar y volar un poco más bajo para poder ubicarse, ya que se encontraba a 20 km del destino, pero no tuvo en cuenta que en su camino se toparía con la Basílica de Superga, ubicada a 600 metros de altura, sobre la cima de una colina. La última comunicación fue a las 17:04, y el piloto avisaba a la torre de control que ya se encontraban cerca del destino. El avión nunca llegó.

Durante las maniobras, el piloto comenzó el descenso y cuando ganó un poco de visibilidad, se encontró con que iban directo hacia la ladera de la colina. En un intento desesperado por ganar altitud, logró elevar la aeronave, pero no fue suficiente y acabó estrellándose contra el terraplén de la Basílica, todos los ocupantes del trimotor murieron en el impacto, entre ellos, 18 jugadores de Torino: Valerio Bacigalupo, Aldo Ballarin, Dino Ballarin, Emile Bongiorni, Eusebio Castigliano, Rubens Fadini, Guglielmo Gabetto, Ruggero Grava, Giuseppe Grezar, Ezio Loik, Virgilio Maroso, Danilo Martelli, Valentino Mazzola, Romeo Menti, Piero Operto, Franco Ossola, Mario Rigamonti, Giulio Schubert; seis personas entre cuerpo técnico, dirigentes y acompañantes: Egri Erbstein (Director Deportivo), Leslie Levesley (entrenador),  Osvaldo Cortina (masajista), Arnaldo Agnisetta, Ippolito Civalleri, Andrea Bonaiuti (directivos) y tres periodistas deportivos italianos: Renato Casalbore, Renato Tosatti y Luigi Cavallero. Los tripulantes eran Pierluigi Meroni (piloto), Celeste D’Inca,  Antonio Pangrazi, Cesare Biancardi.

El accidente conmocionó al mundo entero, el mejor equipo Italiano de la década del 40, que aportaba diez hombres a la selección nacional, había perecido en un accidente fatal. El director técnico de la Azzurra fue el encargado de identificar los cadáveres de cada uno de los jugadores, confirmando lo que todos temían, la muerte había vencido al mejor equipo del momento.

La noticia llegó a Sudamerica, y en la Argentina, Antonio Liberti, presidente de River Plate, no dudó en ofrecer a su equipo titular para jugar un amistoso en homenaje a las víctimas del siniestro y donar lo recaudado para sus familias, dejando un equipo alternativo para disputar el campeonato local.

El encuentro se disputó el 26 de mayo, y el “Millonario” se enfrentó a un combinado de estrellas del Torino pentacampeón denominado “Torino Símbolo”. Los equipos formaron con:

Torino Símbolo: Furiassi; Manente, Annovazzi, Giovannini, Achili, Nyers, Bonipetri, Nordhal, Hansen, Ferrari, Lorenzi.

River Plate: Carrizo; Vaghi, Soria, Yácono; Rossi, Ramos, De Cicco; Col, Di Stéfano, Labruna y Loustau.

El resultado fue 2 a 2, con goles de Nyers y Annovazzi para el equipo italiano, y de Labruna y Di Stéfano para los argentinos que fueron ovacionados en agradecimiento a su gran gesto.

A partir de ese momento, se forjó una “amistad” entre ambos clubes, y a modo de homenaje, el “Millonario” confeccionó un modelo de color borra vino como camiseta alternativa y el equipo turinés una casaca blanca con la banda borra vina que cruza de izquierda a derecha para usar como recambio. Estos modelos se utilizaron, por ejemplo, cuando se conmemoraron los 45 y 60 años de la tragedia. Hoy en día, la vestimenta alternativa del Torino presenta ese diseño.

No hay comentarios:

Publicar un comentario